El Asma y la Biodescodificación

EL ASMA Y LA BIODESCODIFICACIÓN

¿Que es el Asma?

El asma es una enfermedad del sistema respiratorio caracterizada por una inflamación crónica de la vía aérea, cuyas manifestaciones clínicas son heterogéneas y variables en el tiempo y consisten en sibilancias, dificultad respiratoria, opresión torácica y tos.

Cuando una persona tiene un ataque de asma, los músculos que rodean las vías respiratorias se tensionan e hinchan, reduciendo la cantidad de aire que puede pasar. Por eso, la sensación es de ahogo y de no poder respirar.

Si bien el asma se considera una enfermedad crónica, muchas personas tienen asma solo en un momento de su vida, y luego se recuperan. Es muy común que algunos niños padezcan la enfermedad y se curen repentinamente de adultos.

La presencia de edema y secreción de mucosidad contribuye tanto con la obstrucción como con el aumento de reactividad. La enfermedad puede tener un curso agudo, subagudo o crónico, dependiendo de la frecuencia, duración e intensidad de sus manifestaciones clínicas.

Las manifestaciones del asma se dan en respuesta a numerosos estímulos desencadenantes tanto endógenos (internos a la persona), como exógenos (del ambiente). Los mecanismos subyacentes incluyen el estímulo directo sobre la musculatura lisa del árbol bronquial y el estímulo indirecto para que células propias secreten sustancias activas que producen la reacción inflamatoria y la broncoconstricción.

En los niños los desencadenantes más frecuentes son las enfermedades comunes tales como el resfriado común. Los síntomas del asma son la respiración sibilante, la falta de aire, la opresión en el pecho y la tos improductiva durante la noche o temprano en la mañana. Estos síntomas se dan con distinta frecuencia e intensidad, intercalándose períodos asintomáticos donde la mayoría de los pacientes se sienten bien. Por el contrario, cuando los síntomas del asma empeoran, se produce una crisis de asma. Puede ser una crisis respiratoria de corta duración, o prolongarse con ataques asmáticos diarios que pueden persistir por varias semanas. En una crisis grave, las vías respiratorias pueden cerrarse impidiendo que los pulmones realicen su función de intercambio gaseoso (recibir oxígeno y expulsar el dióxido de carbono) al punto que los órganos vitales tampoco puedan funcionar. En esos casos, la crisis asmática puede provocar la muerte.

Existen múltiples alternativas terapéuticas para evitar los síntomas, controlarlos y aliviarlos, así como para la recuperación de crisis de asma, siendo su uso por medio de inhaladores lo más frecuente. Forma particular de disnea, dificultad en respirar y más particularmente a expirar.

El origen de la enfermedad es complejo e involucra la inflamación, la obstrucción intermitente y la hiperreactividad (incremento en la respuesta broncoconstrictora) de las vías respiratorias.

Entre estos estímulos desencadenantes está la exposición a un medio ambiente inadecuado (frío, húmedo o con alérgenos), el ejercicio o esfuerzo y el estrés emocional.

Desde el punto de vista de la Biodescodificación Biológica de la Enfermedad, todo conflicto emocional que pueda provocar asma, estará ligado con “territorio”. Mi territorio.

Ahora bien, vamos a desmenuzar los elementos que conforman el asma para que comprendamos la lógica:

  • Laringe, Tráquea: “Lo que no digo”, “Lo que no trago”.
  • Pulmones: “Territorio”, “Miedo a morir”.
  • Aire: “Vida”, “Papá”.
  • Bronquios: “Amenaza en el territorio”, “Miedo en el territorio”.

El asma tiene, además, una característica singular, y es que es una constelación. Esto, en Biodescodificación, quiere decir que se han producido, simultáneamente en el cerebro, dos impactos emocionales. Es decir, se tienen dos conflictos emocionales activos.

Obviamente, dependerá del carácter de la persona, de su fortaleza, del ambiente en el que vive, etc, que ciertos conflictos que los demás podríamos ver como “sin importancia”, para ellos sean altamente “impactantes”.

La persona con asma, deberá revisar lo que ha vivido en su casa, en su trabajo o con su familia desde el momento del primer ataque, para poder identificar el suceso que le está provocando el asma, y que por supuesto, no ha resuelto.

Si una persona presenta  asma, significa que esta viviendo un conflicto emocional relacionado con el territorio, ya sea casa o familia. (recuerda que esto puede ser real, simbólico o virtual. Te pongo un ejemplo, Resulta que tienes tu cuarto para ti solo(a) y tu mama te dice que a partir de ahora tienes que compartir tu cuarto con tu primo(a) que viene a estudiar a la ciudad, si tú te sientes invadido, porque además ese familiar es abusivo(a), entonces esto te  provoca problemas en las relaciones familiares, porque no se tiene el “espacio suficiente para respirar”.

Algo tan simple como eso te puede dar en ese momento la crisis de asma, ahora bien, si esas situaciones se van repitiendo a lo largo de los años, ya se instala la condición crónica.

El asma también representa conflictos de disputas familiares, peleas familiares, y la sensación de ahogarse por estar dentro de “esa familia”. La persona vive con un sentimiento permanente de que “le falta el aire”.

Resentir: “Me ahogo” (simbólicamente)

  • “Hay una atmósfera tóxica” (Si el resentir es este, atención, porque provoca “anemia”).
  • “No respiro suficientemente bien”.
  • “Soy un idiota, debería haber hecho otra cosa”.
  • “Prefiero mi aire al de los otros”.
  • “Deseo lo que no es, rechazo lo que es”.

El asma en sí mismo, representa el problema en la manera de relacionarte con los demás, el miedo al roce con los demás o a tener contacto con los demás.

TIPOS DE ASMA:

ASMA BRONQUIAL

Al asma bronquial, debemos estudiarlo desde una “constelación” (término de biodescodificación, nada que ver con constelaciones familiares). Se le llama constelación, porque los impactos emocionales en el cerebro, aparecen como “estrellas o manchas” en los estudios cerebrales.

Entonces, el asma es una constelación, en la que simultáneamente se presentan dos conflictos emocionales, pero uno de ellos se “resuelve” y el otro, “permanece latente” en el hemisferio izquierdo, (no se ha liberado, resuelto, liberado, etc).

¿Qué conflicto emocional estoy viviendo?

  • Miedo a que invadan mi territorio.
  • No me siento en mi territorio.
  • Alguien irrumpe en mi territorio.
  • Hay peligro, alguien entrará a mi territorio.
  • Miedo dentro de mi territorio.
  • “Quiero y no quiero apropiarme del espacio que me rodea”

ASMA LARÍNGEO

Al asma laríngeo, debemos estudiarlo también desde una “constelación”. Se le llama constelación, porque los impactos emocionales en el cerebro, aparecen como “estrellas o manchas” en los estudios cerebrales.

Entonces, el asma es una constelación, en la que simultáneamente se presentan dos conflictos emocionales, pero uno de ellos se “resuelve” y el otro, “permanece latente” en el hemisferio izquierdo, (no se ha liberado, resuelto, liberado, etc).

¿Qué conflicto emocional estoy viviendo?

Si yo presento asma laríngeo, significa que estoy viviendo un conflicto de pánico y miedo. Alguna situación en mi casa o con mi familia me tiene con miedo permanentemente. Por lo tanto, yo presento dificultad para respirar, mis bronquios se dañan, porque yo hago el esfuerzo de dejar entrar el aire (la vida), pero tengo mucho miedo.

¿Cuál es la emoción biológica oculta?

  • Este amor me sofoca.
  • Soy incapaz de respirar solo.
  • Vivo sintiendo que me ahogo.
  • Tengo todo mi llanto reprimido.

¿Cómo libero esa emoción biológica?

Con confianza puedo responsabilizarme de mi propia vida. Escojo ser libre.

ASMA INFANTIL

Esto es muy común en los niños, y cuando se presenta asma infantil, se debe analizar la relación de los padres porque suele ocurrir con mucha frecuencia que los padres pelean mucho, el padre grita, la madre calla o viceversa. Esto afecta emocionalmente al niño, porque nunca se siente seguro ni en su propia casa.

El asma es común en niños, de los cuales muchos mejoran cuando crecen. Es posible que en esos casos, tenga que ver con la sensación de culpa que puede cargar el niño. Si las cosas no andan bien a su alrededor, los chicos lo notan enseguida.

Más allá de las palabras que se usen con ellos, cuanto más pequeño es el chico más sensible es a lo que sucede a su alrededor. Un clima tenso será notado de inmediato. Muchos chicos, al sentir que las cosas no están funcionando bien en su casa, se sienten culpables por ello y generan asma.

Así, muchos niños asumen las culpas de todo lo que anda mal en su medio, se sienten “indignos”, no valiosos y, por consiguiente, culpables y merecedores de castigo. Es importante entonces que un niño asmático se sienta seguro en su medio y sobre todo, recordarle lo valioso que es.

¿Cuál es la emoción biológica oculta?

  • Temor a la vida.
  • Deseo de no estar aquí.

¿Cómo libero esa emoción biológica?

  • Este niño es recibido con amor y alegría.
  • Este niño se encuentra seguro, a salvo, y está rodeado de amor.

Esto se explica porque el asma tiene un fuerte significado emocional, y desde la Biodescodificación considera que tiene que ver especialmente con miedos que tienen que ver con el entorno o el territorio.

¿Qué conflicto emocional estoy viviendo?:

Es altamente común que se presente asma, en adultos o niños en las siguientes circunstancias:

  • Mis padres se han separado y me he ido a vivir sólo con mi madre.
  • Mis padres se han separado y mi padre se ha ido de casa.
  • Mi casa es tan pequeña que yo no tengo una habitación, un espacio para mí.
  • En mi casa no tengo privacidad / mi espacio dentro de la casa es muy pequeño.
  • Todo el mundo entra a “mi espacio”, todos toman “mis cosas”.
  • Me siento asfixiado por ésta familia.
  • Me siento asfixiado en éste espacio tan pequeño.
  • Me siento asfixiado con ésta persona.
  • Mi habitación no tiene puerta, estoy en peligro, cualquiera puede entrar.
  • Estoy viviendo en casa de mis suegros y no hay privacidad.
  • Estoy viviendo en casa con los abuelos y no tengo privacidad.
  • Tengo miedo de que lleguen extraños a mi casa.
  • Llegó alguien a vivir con nosotros y comenzaron las peleas, los problemas, las discusiones.
  • Todos dormimos en la misma cama, yo no tengo cama.

Deberemos buscar entonces, conflictos emocionales como:

  • Siento invadido mi territorio.
  • Miedo, terror, dentro de mi territorio.
  • Miedo a morir en mi territorio, miedo a morir si alguien entra a mi territorio.
  • Miedo a respirar aire venenoso (real o simbólico).
  • Miedo a morir por haber respirado algo tóxico (real o simbólico y revisar ambiente de trabajo).
  • Miedo a que me quiten “mi aire”, a que me impidan respirar.
  • Miedo a que me entierren vivo.
  • Tal persona, que yo quería, se ha ido del territorio.
  • Tal persona, que yo odio, ha llegado al territorio.

En todos los casos de asma, tanto de niños como de adultos, es imperativo analizar, revisar las circunstancias físicas y emocionales que se viven a diario en casa y con las personas que nos rodean, y debemos buscar circunstancias que nos hagan vivir “infelices” en el territorio.

Territorio puede ser mi casa, mi habitación, mis juguetes, mi coche, mi habitación, mi trabajo, mi pareja, mi cama.

Debemos revisar si alguien ha llegado a vivir a la casa o se ha ido de la casa.

En los niños, es sumamente útil, otorgarles un territorio y respetárselos, es decir, por ejemplo, tocar antes de entrar a su habitación, colocar un letrero que diga “habitación de pepito”, para que pepito sepa, sienta y disfrute de un espacio privado y respetado.

También ayuda mucho decirles a los niños cosas como:

  • Hijo, ¿puedo pasar a “TÚ” habitación?
  • Levanta “TUS” juguetes, porque como son “TUYOS”, yo no puedo tocarlos.
  • Voy a pasar a dejar “TU” ropa limpia  “TU” habitación.

Decirles cosas como:

  • Tu cama, tus juguetes, tu espacio, tu escuela, tu ropa, tu papá, tú mamá, tu, tu, tu.
    De manera que el niño sienta que los demás respetan “sus cosas y que cuenta con un territorio propio. Hay que darle “territorio” a los niños.

Ya en los adultos, será más común encontrar que el conflicto principal es el ambiente que lo rodea o las pérdidas que haya sufrido. Es más común que el conflicto emocional, sea el estar viviendo en un ambiente tóxico, asfixiante, venenoso y no precisamente porque haya gases, sino por la vibra y la convivencia con los demás.

En el Transgeneracional, sí es útil buscar historias familiares de asfixias reales. Personas laborando en minas o ladrilleras, personas enterradas vivas, bebés muertos por asfixia, etc.

Porque son precisamente historias como éstas las que nos hacen vulnerables ante cualquier situación de asfixia simbólica.

En el proyecto sentido, deberé buscar historias de asfixia simbólica de mi madre o de mi padre cuando me estaban esperando y además, investigar si yo no venía con el cordón enredado en el cuello, de manera que yo haya podido absorber la orden de “estar en mi territorio me asfixia”, “puedo morir asfixiado en mi territorio”, etc.

Una vez localizada la causa de mi asma, una vez entendido, comprendido aquel suceso que me lo provocó, puedo escribir una carta de duelo para liberarme y continuar viviendo mi vida sin “sentir” que no tengo territorio o que me asfixio en él.

Si quieres abordar este conflicto con Terapias, estoy para servirte.

Soy Mercedes H Navas

PsicoBioTerapeuta

 

Si te gusto este contenido, compártelo...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Cómo puedo ayudarte?